fbpx
A raíz de que ayer, 11 de noviembre de 2020, conocí una resolución sancionadora de la Agencia Española de Protección de Datos contra una empresa por no tener designado un delegado de protección de datos (a la cual podéis acceder en el siguiente enlace), he decidido escribir una serie de post, precisamente para conocer más acerca de esta figura del delegado de protección de datos y evitar así sanciones de este tipo.

Pongámonos en situación. En el caso de esta resolución, se sanciona a una empresa de seguridad por una infracción grave, según el artículo 73, v) de la LOPD-gdd, con la multa de 50.000 € por no haber designado delegado de protección de datos siendo exigible su nombramiento. 

Pero, ¿cuándo es exigible el nombramiento de una figura como el Delegado de Protección de Datos?

Pues bien, el artículo 37 del Reglamento General de Protección de Datos señala tres casos en que la designación del delegado de protección de datos es obligatoria:

  • a) cuando el tratamiento lo lleve a cabo una autoridad u organismo público, excepto los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial;
  • b) cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en operaciones de tratamiento que, en razón de su naturaleza, alcance y/o fines, requieran una observación habitual y sistemática de interesados a gran escala, o
  • c) cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en el tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales con arreglo al artículo 9 y de datos relativos a condenas e infracciones penales a que se refiere el artículo 10.

Este artículo no está exento de problemas de interpretación por incluir conceptos indeterminados como actividades principales, operaciones que requieran observación habitual y sistemática de interesados, gran escala…

La importancia del delegado de protección de datos.
Fuente: Nivolap

El Grupo de Trabajo sobre protección de datos trató de hacer frente a ello a través de la publicación de “Directrices sobre los delegados de protección de datos (DPD)”, que se tratarán en otro artículo de nuestro blog.

En España, la LOPD-gdd, en su artículo 34 señala que, en todo caso (y además de los supuestos previstos en el RGPD ya indicados), deberán designar un delegado de protección de datos las siguientes entidades:

  • a) Los colegios profesionales y sus consejos generales.
  • b) Los centros docentes que ofrezcan enseñanzas en cualquiera de los niveles establecidos en la legislación reguladora del derecho a la educación, así como las Universidades públicas y privadas.
  • c) Las entidades que exploten redes y presten servicios de comunicaciones electrónicas conforme a lo dispuesto en su legislación específica, cuando traten habitual y sistemáticamente datos personales a gran escala.
  • d) Los prestadores de servicios de la sociedad de la información cuando elaboren a gran escala perfiles de los usuarios del servicio.
  • e) Las entidades incluidas en el artículo 1 de la Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.
  • f) Los establecimientos financieros de crédito.
  • g) Las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • h) Las empresas de servicios de inversión, reguladas por la legislación del Mercado de Valores.
  • i) Los distribuidores y comercializadores de energía eléctrica y los distribuidores y comercializadores de gas natural.
  • j) Las entidades responsables de ficheros comunes para la evaluación de la solvencia patrimonial y crédito o de los ficheros comunes para la gestión y prevención del fraude, incluyendo a los responsables de los ficheros regulados por la legislación de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.
  • k) Las entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial, incluyendo las de investigación comercial y de mercados, cuando lleven a cabo tratamientos basados en las preferencias de los afectados o realicen actividades que impliquen la elaboración de perfiles de los mismos.
  • l) Los centros sanitarios legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes. Se exceptúan los profesionales de la salud que, aun estando legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes, ejerzan su actividad a título individual.
  • m) Las entidades que tengan como uno de sus objetos la emisión de informes comerciales que puedan referirse a personas físicas.
  • n) Los operadores que desarrollen la actividad de juego a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, conforme a la normativa de regulación del juego.
  • ñ) Las empresas de seguridad privada.
  • o) as federaciones deportivas cuando traten datos de menores de edad.

Es importante tener en cuenta que todas estas entidades están obligadas a designar su delegado de protección de datos. En el caso de la resolución sancionadora de la AEPD que veíamos al comienzo, al tratarse de una empresa de seguridad, tenía obligación de designarlo (artículo 34, ñ), y al no hacerlo, tras una denuncia, se abre un procedimiento sancionador que termina con la multa de nada más y nada menos que 50.000 €.

Enrique Nieto Manibardo

Si necesitas asesoramiento o tienes dudas acerca de la necesidad o conveniencia de designar un delegado de protección de datos, Nivolap te ayudará de la forma más profesional a despejar todas las dudas.

Compártelo en tus redes sociales
Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! Encantados de conocerte.

¿En qué podemos ayudarte?

También, puedes llamarnos al 611 69 91 74 o mandarnos un e-mail a contacto@nivolap.es.

Equipo de Nivolap Abogacía Digital.