El Comercio Electrónico o E-commerce vive desde hace algunos años un crecimiento imparable. Billetes de transporte, hoteles, ropa, tecnología, alimentación, y un largo etcétera, son los productos más demandados a través del comercio electrónico. ¿Los motivos? Principalmente el precio y la comodidad.

Junto con este rápido crecimiento de las ventas a través de Internet, el Derecho tiene que adaptarse y ofrecer una protección a los consumidores con las especificidades de la venta online. Se trata, en definitiva, de acondicionar los derechos del consumidor offline al entorno online; una prolongación necesaria de los derechos, que necesitan verse ampliados por las propias particularidades de los contratos realizados a distancia.

1 -. Derecho a conocer obtener información veraz sobre una serie de extremos, donde se incluye la identidad de la empresa que vende, los productos o servicios contratados, y los gastos de envío. Esta información deberá estar disponible para el consumidor antes de realizar la compra.

2 -. Derecho a la protección de los datos personales. Los consumidores tienen derechos a ser informados sobre el uso y finalidad de la recopilación de sus datos personales. También tendrán derecho a ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición.

3 -. Derecho a no suministrar datos personales innecesarios para la compra. El consumidor únicamente debe facilitar aquellos datos que sean necesarios para realizar la transacción. Por consiguiente, no estará obligado a revelar datos más allá de lo necesario para concluir la venta.

4 -. Derecho a recibir el pedido en un plazo máximo de 30 días (salvo que consumidor y vendedor hayan acordado otro plazo distinto). En caso de que la empresa no pudiera entregar el pedido en este plazo, deberá advertir al consumidor y éste tendrá derecho a recuperar el dinero que haya pagado hasta ese momento. En caso de incumplimiento del plazo de entrega, el consumidor tendrá derecho a obtener una compensación.

5 -. Derecho a recibir atención personalizada a través de distintos medios diferentes al correo electrónico. El consumidor deberá poder contactar con la empresa, no solo por correo electrónico, sino también a través de otros medios (como puede ser atención telefónica o presencial) que garanticen una comunicación directa y una respuesta rápida.

6 -. Derecho a utilizar distintos medios de pagos y que éstos sean totalmente seguros. De entre las diferentes alternativas ofrecidas por el vendedor (que siempre deben ser fiables y seguras), el consumidor tiene derecho a utilizar el medio de pago que elija para realizar el desembolso.

7 -. Derecho de desistimiento y derecho a reparación o sustitución del producto o rebaja del precio. Todo consumidor tiene derecho a renunciar a la compra durante un plazo de 14 días a contar desde la recepción del producto (eso sí, haciéndose cargo de los gastos de devolución), y ello sin necesidad de motivar el desistimiento. Hay excepciones a este derecho de desistimiento (por ejemplo, productos de uso íntimo, los cuales no admiten devolución).

Además, cuando el consumidor reciba un producto que no fuera conforme con el contrato, tendrá derecho a solicitar la reparación o la sustitución del producto, o si estos no fueran posible, la rebaja del precio o resolución del contrato.

8 -. Derecho a ser informado del uso de cookies o cualquier otro dispositivo de almacenamiento de datos. El usuario de una página web de comercio electrónico debe ser informado de la utilización y objeto de cookies u otros dispositivos de almacenamiento de datos, si los hubiera.

 

Por Enrique Nieto Manibardo. Abogado especialista en Derecho Informático.

 

Sigue nuestra actividad en: